Tal vez eres una persona a la que no le gusta lo común o que simplemente está en la búsqueda de una alternativa de jardinería que no la tengan todos lo demás y que, por supuesto, sea llamativa y hermosa.

Si es así, puedes optar por utilizar los jardines verticales en tu hogar y aquí te detallaremos por qué.

Conoce los increíbles jardines verticales.

Inicialmente hay que aclarar qué son, ya que son muros que tienen plantas cuyo crecimiento se desarrolla sobre ellos o en distintos medios de cultivos.

Generalmente crecen en una superficie natural de suelo o con fibras sintéticas que se caracterizan por ser muy resistentes y por tener poco peso.

La idea principal de esta propuesta es que puedan instalarse en cualquier espacio, ya sea en exteriores o interiores.

En estos jardines, tiene mucha importancia las plantas que se decidan usar, pues recuerda que deben tener la capacidad de crecer y desarrollarse en la superficie donde sean colocadas, siendo una opción innovadora y que sin duda alguna, marca la diferencia frente a otras decoraciones.

Muchas de las personas que se decantan por los diseños minimalistas, hacen uso de los jardines verticales para darle mayor dinamismo y color al espacio, con el propósito de deleitar a todos los visitantes. Es un diseño digno de apreciar y que, por supuesto contiene beneficios desde todo punto de vista.

Incluso la utilización de jardines verticales es aprovechada y considerada no sólo dentro de la rama de la jardinería, sino también del diseño e incluso de la arquitectura. Se debe tomar en cuenta que para crear un espacio armónico donde las plantas ubicadas en dichos jardines verticales sean el punto de atención, es primordial escoger las adecuadas para ello.

Tipo de jardines verticales.

Existen los jardines hidropónicos, que son todos aquellos en donde las plantas crecen alrededor de una superficie inerte.

Cuando se utiliza este tipo de jardín vertical, se debe asegurar el regado constante de las plantas, para que estas no se marchiten y mantengan sus colores radiantes.

Por otro lado están los jardines de sustrato. Digamos que es la opción más apegada al punto de vista artificial, ya que esta se logra a través del diseño de una pared que cuenta con una superficie porosa que se encarga de cuidar y mantener a las plantas en perfecto estado.

Entre las ventajas que tiene la aplicación de estos jardines, está la de mejorar el aire que respiran las personas en ese espacio donde se coloque.

Explicándolo de la forma más clara posible, purifica el lugar y produce el oxígeno requerido para un ser humano. Asociado a esto, sirve para retener el polvo y filtra muchos gases nocivos que existen para la salud.

Los tipos de plantas que tienen estos jardines varían de acuerdo a la locación donde se vayan a colocar.

Ten presente que no todas las plantas son indicadas para estar bajo el sol todo el día o viceversa, siendo primordial el método de riego para que se conserven y realicen su labor.